Si tienes un jardín en casa y no dispones de una pérgola bioclimática, no sabes aun lo que te estás perdiendo. Imagina que tienes en tu vivienda un espacio confortable en el que puedes elegir si abrir el techo para tomar el sol o cerrarlo para descansar a la sombra y que, además de esto, puedes abrir o cerrar por completo la pared de cristal que más te interese para dejar pasar el aire o disfrutar de intimidad y proteger el mobiliario.

¿No es suficiente? Pues ponle iluminación propia para la noche, sistema musical controlado desde el móvil, 100% de protección frente a la lluvia y calefacción por infrarrojos.

¡Tendrás lo último en tecnología para disfrutar al aire libre! 

Un antes y después en el mercado

Cuando hablamos de las pérgolas bioclimáticas de MACMA Bioclimatics no nos referimos al toldo tradicional de lona tensada que acaba degradándose y rompiéndose o de un rígido cenador que impide el paso del sol por completo sin opción a nada más; hablamos de lo mejor del mercado para disfrutar en el exterior de tu vivienda.

Están construidas en materiales sólidos y duraderos, pensados para poder disfrutar con un mantenimiento mínimo, las lamas de aluminio y retráctiles se recogen o se orientan con un sistema automático, es posible instalar cerramientos de cristal y hay una enorme cantidad de accesorios para cada una. No hay producto más completo en el mercado de las pérgolas bioclimáticas.

Pero eso no es todo. Un producto pensado para el lujo requiere que se cuide hasta el mínimo detalle. Pese a que la funcionalidad es algo muy importante en todas nuestras pérgolas, todo se hace sin descuidar el estilo y la elegancia. De diseño italiano, nuestros productos aportarán belleza y espectacularidad a tu jardín privado, integrándose en el entorno para dar un toque exclusivo al paisajismo de tu vivienda.